Después de la tempestad. Por: El Diablillo del Parnaso

 

Después de insultos, mentiras y agresiones,
De ofensas, bofetones, puñetazos,
De negarse a perdonar y a dar abrazos,
Pero a Dios rogar perdón, hubo elecciones.

Prometieron apresar a los ladrones,
Anunciaron acabar con los balazos,
Por el solio se enfrentaron a trancazos
Y quedó nuestra unidad hecha jirones.

Más de uno por ahí me frunce el ceño.
Más de uno frente a mí pasa muy majo.
A mí eso, la verdad, no me interesa:

No me darán los de arriba o los de abajo,
Me lo dará, como siempre, mi trabajo
El que cuente con un pan sobre mi mesa.

Hay algunos que ostentan rebeldía,
Yo me abstengo de hablar de su porfía.
Y en cuanto a si me gusta el presidente,

Dejaré por lo pronto que se siente.

 

¡Gracias por compartirla!
Publicado en Poesía | Comentarios desactivados en Después de la tempestad. Por: El Diablillo del Parnaso